El cambio de nombre para las personas trans en Cuba: ¿cómo funciona?

El cambio de nombre para personas trans en Cuba visto desde la perspectiva de la legislación vigente y experiencias individuales.

Rostros y colores variados.
"Integración".

Una de las necesidades más acuciantes de las personas trans en el mundo es poder ver el nombre con el que se identifican en sus documentos de identidad. En este sentido, Cuba no es la excepción.

Desde finales de 2021, comenzaron a circular en redes sociales mensajes de personas trans cubanas dando cuenta de que lograron concretar su cambio de nombre.

Sin embargo, siguen existiendo vacíos legales y procedimientos que complican el proceso. A continuación, explicamos cómo funciona el cambio de nombre para personas trans en la Isla.

Marco legal vigente

El proceso de cambio de nombre es una gestión que se recoge en la legislación cubana dentro de la Ley del Registro Civil en su artículo 43, que dice en su segundo párrafo:

“El cambio, adición, modificación o supresión de nombres y apellidos se podrá excepcionalmente una vez, y hasta dos veces en caso de que el interesado sea mayor de edad, si la modificación anterior se hubiera efectuado bajo el régimen de la patria potestad”.

Esa ley, promulgada en 1985, no recoge ninguna otra información sobre el cambio, supresión o modificación de nombres y apellidos de personas mayores de edad. Solamente describe cómo se debe realizar dicha gestión por los padres o tutores de un menor.

Dicha falta de especificidad jurídica generó que la situación para las personas trans fuera muy compleja por años. Como explicó la doctora en ciencias jurídicas Beatriz López Méndez en un artículo en el periódico Sierra Maestra en mayo, el cambio de nombre “siempre se realizó por la ley del Registro del Estado Civil, pero solo si este se correspondía con el sexo”.

Es decir, las personas trans podían cambiarse el nombre siempre que el nuevo nombre correspondiese al sexo asignado al nacer, fuera un nombre lo suficientemente neutro para ser considerado como “propio” de ese sexo o se diera tras una cirugía de adecuación genital.

Esa medida cambió a partir de 2022, según Ivón Calaña, jurista y subdirectora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), ya que el Ministerio de Justicia derogó la Instrucción #1 de 2012 que supeditaba el cambio de nombre para las personas trans al cambio de sexo.

“La actual instrucción establece que las personas trans pueden modificar su nombre sin un requerimiento quirúrgico, por lo que simplifica el proceder y lo iguala al resto de las personas, como debió ser desde el principio”, dijo Calaña en un artículo del Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y el Caribe (Semlac).

Procedimiento

El proceso se realiza en las oficinas del Registro del Estado Civil a nivel municipal, en las cuales las personas deben presentar la documentación que establece la ley como requisitos legales:

  • Certificación de nacimiento.
  • Certificación de antecedentes penales.
  • Documentación que acredite que la persona es conocida por el nombre que desea ponerse.
  • Una declaración jurada realizada en una notaría con la presencia de al menos dos testigos que den fe del conocimiento público y social del nuevo nombre.

¿Es un trámite fácil y sencillo?

En las redes sociales pueden leerse algunas de las experiencias de personas trans que han modificado sus nombres y la mayoría describen estos procesos como largos y complicados.

Por ejemplo, en el artículoÁmame como soy” publicado por la periodista Ella Fernández en la revista El Toque el 30 de noviembre de 2021, Aaron, un hombre trans, narra las vicisitudes para realizar dicho trámite en Cuba. Habla de “las colas de madrugada para el cambio de nombre” y “la demora de los documentos necesarios”. Expone además: “Pasé trabajo porque en ningún lugar donde fui a hacer los trámites conocían de esa Ley”.

Persona enseñando su carnet de identidad.
Aaron Figueredo Armenteros. / Imagen: El Toque.

El activista trans Carlos Hernández, que consiguió el cambio de nombre en su documento de identidad en abril de 2022, también expuso en su perfil de Facebook que el proceso fue “un camino lleno de obstáculos”.