Eva experimental

"Voy a dormir con Jesús. / Voy a imponerme, con roña. / No cederé, ni de coña, / mi puto asiento en el bus".

"We can do it!". / Foto: Tomado del perfil de Facebook de Gleyvis Coro.

Prohibieron que durmiera

en el hombro de Jesús.

Exigieron que cediera

mi asiento en el autobús.

Me troncharon la carrera

en Boston. Sufrí el acoso

de un empresario famoso.

Me violaron en la escuela.

Quien triunfó con mi novela

fue mi esposo.

Mi premio salió a volar

con mi salida y mi entrada.

Ni sola ni acompañada

tuve derecho a votar.

Me dictan qué velo usar.

Múltiples dioses huraños

me castigan. Sufro daños

que trueco en efectos buenos

como hacer —pronto y con menos—,

lo que Adán en dosmil años.

Soy la mujer sometida

que de su horror se levanta

cuando pare y/o amamanta

cada retazo de vida.

Soy la esposa y la marida

de toda hembra sin nombre,

Y sí. Me anula y desmembra

cuanto artículo —o pronombre—

prostituye, en modo hombre,

mi ferviente lado hembra.

Voy a dormir con Jesús.

Voy a imponerme, con roña.

No cederé, ni de coña,

mi puto asiento en el bus.

Trocaré lo poco en plus.

Nublaré el punto de vista

del argumento sexista.

Y, aunque suene a cosa boba,

sobre cada O que insista

en borrarme de la lista

depositaré una arroba,

una inofensiva arroba

muda, pero progresista.