Proyectos ecológicos en Cuba: cinco ejemplos

Ejemplos de iniciativas sostenibles en Cuba en cinco proyectos ecológicos impulsados gracias a la combinación de creatividad y conciencia ambiental.

| Mundo | 02/11/2022
Personas construyendo proyectos ecológicos en conjunto.
Proyectos ecológicos cubanos. / Imagen: Alas Tensas.

A pesar de que aún persisten estructuras mentales que nos mantienen “en el pasado” como sociedad mundial, cada vez más, son creados proyectos sociales ecológicos como reflejo de una mayor conciencia ambiental como especie.

Esta evolución de conciencia, necesaria y hasta urgente, sucede en todo el planeta. Gracias a la globalización y al internet cada vez nos comunicamos y aprendemos más rápido y las experiencias que alguna vez fueron aisladas, cada vez más son experiencias compartidas: imperfectas quizás, aún en construcción, conscientes de algunos aspectos y atrasados en otros…

Pero la humanidad, como organismo, debe ir en una dirección más armoniosa con el planeta y el resto de sus seres como una premisa de supervivencia.

Es un placer ahora compartirles una pequeña muestra de cinco proyectos ecológicos cubanos, a manera de ejemplos de diferentes iniciativas sostenibles en diferentes ámbitos de la vida, impulsados gracias a la creatividad y la conciencia ambiental:

1- Ciclo ecopapel: reciclaje del papel

Ciclo ecopapel es un proyecto para la producción de papel manufacturado de forma ecológica. Su sede es en La Habana y es fruto del emprendimiento de la cubana conocida como Yuyu Estrada.

Durante los últimos 5 años Ciclo Ecopapel ha desarrollado además talleres comunitarios sobre el reciclaje de papel, muchos enfocados en niños y jóvenes, y ha sido sede para el aprendizaje de esta técnica de papel manufacturado para los estudiantes universitarios de diseño.

Mujer haciendo papel manufacturado. Alrededor, un grupo de personas la observa.
Taller sobre papel manufacturado con estudiantes universitarios de diseño (ISDI). | Imagen: Perfil de Instagram de Ciclo Ecopapel.

“Tomarnos más seriamente el camino del emprendimiento, apostar por los saberes colectivos y tratar de cumplir los sueños” es el primer impulso del proyecto. Así lo declararon en sus redes sociales a raíz de su cuarto aniversario, en 2021:

“Algo hemos caminado, pero, sobre todo, mucho hemos aprendido. Reciclar en Cuba no es empeño fácil pero hacer crecer la cultura en cuanto a ello y ver los frutos nos impulsa a querer siempre hacer más”.

2- Copincha: innovación a partir del plástico

El proyecto Copincha es un “laboratorio popular, abierto y colaborativo” para la creación e innovación tecnológica.

Sumados al movimiento global Precious Plastic, han impulsado iniciativas como Laboratorio Precious Plastic en La Habana. En este proyecto han compartido formas de reciclar y reutilizar el plástico. Su premisa: “cómo combatir la contaminación plástica, creando desde el reciclaje, objetos valiosos y redes locales”.

Copincha promueve además charlas con artistas e innovadores con una carrera en el trabajo de reciclaje, también del papel.

Entre los objetos de innovación fruto de su comunidad, exhiben un extrusor de filamentos para impresión 3D con plástico reciclado, reusando y adaptando un taladro. También han expuesto experimentos para losas de plástico reciclado y piezas para juegos de damas con plástico reciclado.

Extrusor de filamentos para impresion 3D con plastico reciclado , reusando y adaptando un taladro, confeccionado en el proyecto ecológico Copincha.
Extrusor de filamentos para impresion 3D con plastico reciclado, reusando y adaptando un taladro. | Imagen: Perfil de Instagram de Copincha.

3- La mina y la copas menstruales

La Mina es un proyecto de emprendimiento enfocado en el tratamiento de residuos y la promoción del reciclaje, especialmente el plástico.

Entre sus iniciativas más visibles está “Copas para Cuba “, creada en 2021 en colaboración con la Embajada Rebirth / Tercer Paraíso Cuba. Este es un proyecto para la promoción del uso de la copa menstrual, una alternativa ecológica a las tradicionales almohadillas sanitarias.

Mujer muestra la copa menstrual a un grupo de personas durante un taller del proyecto eoclógico La Mina.
Taller sobre el uso y ventajas de la copa menstrual. | Imagen: Perfil de Instagram de La Mina.

Según lo han definido, este es “un proyecto colectivo y en evolución constante, al que pueden sumarse todas las personas interesadas en dialogar sobre los beneficios de la copa menstrual y promover su uso en Cuba, América Latina y el Caribe (…). Que nace con la intención de compartir saberes, espacios inclusivos, de tolerancia y crear comunidad mediante talleres de sensibilización y aprendizaje”.

Esta iniciativa pretende comprender el impacto ambiental de la copa menstrual y otros productos sostenibles para el periodo menstrual; dialogar sobre los beneficios, ventajas y uso de la copa menstrual; y debatir sobre temas asociados al bienestar emocional, físico y reproductivo de las personas menstruantes, desde un enfoque inclusivo.

Además “Copas para Cuba” pretende desmitificar tabúes asociados a la menstruación y al uso y cuidado de las copas menstruales; crear una comunidad de apoyo para personas que comenzarán a utilizar la copa menstrual por primera vez; y entregar copas menstruales a las personas que lo necesiten, sobre todo en situaciones de vulnerabilidad.

Otros ejemplos de los proyectos impulsados por La Mina son: una iniciativa para ciclistas por el reciclaje de vidrio, y un taller de veranos para niños y niñas con enfoque ecológico.

4- Las frescas: alternativas alimentarias

Las Frescas es un proyecto de comidas vegetarianas y veganas. El proyecto comenzó por la venta de algunos productos, pero su valor va más allá, en los saberes que han compartido en sus redes sociales sobre alimentación y estilo de vida saludable.

“Frescuras vegetarianas” o “Inventando con todo lo verde que hay” son algunos de las frases que identifican a un grupo de jóvenes artistas. Combinando la ilustración, el video y otras herramientas de comunicación modernas, han promovido hábitos alimenticios saludables e innovadores para el contexto cubano.

Un recipiente expone la "Cocada oriental", dulce típico cubano, confeccionado por el proyecto ecológico Las Frescas.
“Cocada oriental”, un dulce típico cubano de la zona oriental. | Imagen: Perfil de Instagram de Las Frescas.

Entre los productos que promueven, además de alimentos, resaltan los valores de productos de cosmética naturales como el aceite de coco o los inciensos o sahumerios hechos a mano. De todos estos productos comparten información sobre su confección y beneficios. Además, estos productos son elaborados con recursos locales.

5- Se permuta mi clóset: outfits alternativos

Se permuta mi clóset es un proyecto de intercambio de ropa, zapatos y otros objetos de uso personal, que resalta entre las populares “venta de garaje” por su sentido ecológico.

Personas intercambian ropa y otros enseres durante una "permuta" del proyecto ecológico "Se permuta mi clóset".
“Permuta” de ropa. | Imagen: Perfil de instagram de Se permuta mi clóset.

En las “permutas” media el canje y no la compra y venta. Además de organizar encuentros de intercambio, desde sus redes sociales Se permuta mi clóset comparte consejos útiles y sostenibles para el cuidado de la ropa.

Entre sus ideas más llamativas está la de “clóset sostenible”. Sus iniciativas están enfocadas al consumo local, los tejidos sostenibles y el consumo consciente.


¿Qué otros proyectos ecológicos conoces y te parecen inspiradores para el contexto cubano?

Publicado originalmente en Árbol Invertido.