Llamado internacional a la solidaridad con las presas políticas cubanas

Sissi Abascal, condenada a seis años de cárcel, es solo una de las 73 mujeres cubanas prisioneras por razones políticas, de las cuales 67 fueron detenidas a raíz del estallido social del 11J.

| Observatorio | 29/12/2021
Imagen: 14 y medio.

“La injusticia, en cualquier parte, es una amenaza a la justicia en todas partes”.

Martin Luther King

La justicia es ética equidad y honradez.  Es un principio universal que rige la aplicación del derecho para conseguir que se actúe con la verdad. Es la voluntad de dar a cada uno lo suyo, y todas las virtudes están, o deberían de estar comprendidas en ella.  La obligación de los Estados es impartirla a través leyes justas. Parece sencillo y claro, pero lo primordial estriba en diferenciar lo que está bien de lo que está mal. 

El gobierno cubano, a través de sus instituciones y agentes, una vez más lo ha vuelto a hacer. Esta vez la injusticia con todo el peso de “su ley” ha caído sobre Sissi Abascal Zamora, joven de 24 años, Dama de Blanco, por ejercer su legítimo derecho a participar en las protestas del 11 de julio en el poblado de Carlos Rojas, en la provincia de Matanzas. Ha sido condenada a 6 años de cárcel con internamiento, acusada de desacato, atentado y desorden público. Sissi es solo una de las 73 mujeres cubanas prisioneras por razones políticas, de las cuales 67 fueron encarceladas a raíz del estallido social del 11J, según datos aportados por las organizaciones civiles Justicia 11J y Cubalex, que constituyen solo subregistros ya que no existe acceso a datos oficiales.

Ha sido el 2021 un año terrible para las mujeres cubanas, porque en medio de una crisis de salud y económica por la pandemia que se ha llevado tantas vidas, se suman el incremento de la violencia de género, los feminicidios, las denuncias sin precedentes de acoso sexual que reactivó el Me Too Cuba, la demonización sistemática en los medios oficiales del activismo feminista independiente, y las altas condenas con cargos fabricados por querer participar en la política y destino del país.

A nivel internacional debemos aceptar que todas las personas, en mayor o menor medida —por extraviadas, por temerosas, por interesadas o convencidas— somos responsables de las injusticias que se cometen en el mundo, por no ponerles freno con suficiente énfasis, aceptando que criminales populistas, con ínfulas de pacificadores y demócratas, sigan asolando y desmembrando las naciones que gobiernan.

En su obra El Elogio a la Locura, Erasmo de Rotterdam plantea una crítica de la sociedad, sus instituciones y gobiernos invitando a la reflexión para plantear un cambio, pero no un cambio cualquiera, sino el más adecuado a la justicia. Ese es el camino que se debe recorrer en Cuba.

Nos solidarizamos con Sissi Abascal. Nos solidarizamos con todas las mujeres cubanas presas políticas, con todos los presos políticos, algunos de ellos menores de edad y con sus madres, esposas e hijas desesperadas ante tanta injusticia, que hasta el derecho a la denuncia pretenden quitarles. Seremos recurrentes en denunciar esta violación de sus derechos, así como los de todas las mujeres injustamente condenadas, pues participar en la vida política de tu país no constituye un delito. Por todo ello hacemos un llamado a las plataformas feministas del mundo y organizaciones de mujeres para que solidaricen con las presas y presos políticos de Cuba.

Un enorme cartel rojo pidió “Libertad” durante varias horas en un muro de La Habana.  Constituye, sin dudas, el sueño de todo un pueblo. Pedimos a la Comunidad Internacional en su conjunto que escuche este llamado, que es un grito de socorro de un pueblo al que le han sido negado sus derechos.

La Habana, 28 de diciembre de 2021

Red Femenina de Cuba

Alas Tensas

Yo Sí Te Creo en Cuba

Mujeres Democristianas

Alianza Cubana por la Inclusión

Post Bellum

Secretaría de Género del Consejo para la Transición Democrática