“Hilando y deshilando la resistencia”: Perspectiva de género para aprehender la poesía

Escribir ficción es crear otra realidad, no una realidad alternativa, sino complementaria, una realidad que nos ayude a conocernos, a hacer preguntas, expresarnos e invitar al lector a que haga lo mismo. En la poesía esa realidad complementaria suele ser más misteriosa, y sus claves, más elusivas. Hay que ser muy perseverante para, tal como ha hecho la ensayista cubana Yanetsy Pino, tomar la obra de un grupo de autoras y desde la perspectiva de género investigar el cómo y el porqué de sus poemas.

El resultado de tal empeño es su libro más reciente: Hilando y deshilando la resistencia (pactos no catastróficos entre identidad femenina y poesía). Con este libro su autora obtuvo el Premio Casa de las Américas 2018, específicamente el entregado a los Estudios sobre la Mujer, y ya está en las librerías de Cuba, con una tirada de solo mil ejemplares, hay que apurarse y comprarlo. Pero, ¿por qué? Pues porque además de acudir a un soporte teórico adecuado para sus propósitos, donde se destacan las ideas de feministas de probada carrera en temas de género, partidarios del psicoanálisis y un sociólogo crucial en estos temas como es el caso de Pierre Bourdieu, la autora demuestra cómo las poetas cubanas han estructurado una tenaz resistencia al orden patriarcal. Es notable la manera en que esta investigadora hurga en las diferentes voces que selecciona para su estudio, abarcando múltiples aspectos de las obras poéticas, relacionándolos sin separar a las autoras en generaciones, ni en residentes o no en la Isla, autoras como Georgina Herrera, Odette Alonso, Ileana Álvarez, Kenia Leyva, y Jamila Medina son solo algunas de las múltiples poetas que escoge para su estudio (por lo abarcador y argumentado del tema que nos presenta Yanetsy Pino, hubiera sido oportuno que este libro contara con un índice onomástico). De este modo, nos entrega un libro bien organizado, coherente en el que el objetivo de desvelar la resistencia se cumple con toda naturalidad.

Gracias a la organización del libro es posible hacer una lectura sin tropiezos, que conduce a una comprensión llana de los postulados de la ensayista. Hilando y deshilando… inicia con varios momentos del feminismo en Cuba y de la literatura que le acompañó en los siglos XIX y XX. Desde ahí Yanetsy Pino se apertrecha con los elementos fundamentales para sus intenciones, como la identidad, las evaluaciones sociales de género, y la propia resistencia, la cual, como ella nos presenta, no es una sola. Con esa carga comienza a hilar, conceptualizando y ejemplificando de manera exhaustiva el modo en que varias autoras han abordado y expresado el poder, el deseo y la denuncia. Por lo interesante y bien argumentado, recomiendo leer con detenimiento el apartado dedicado a las hilanderas, tejedoras, brujas y prostitutas, como figuras arquetípicas recurrentes en la lírica cubana.

Luego aparecerá el acto de deshilar, o sea, la indagación en las muestras de los contradiscursos, las “verdades diferentes” que rompen esquemas y transforman representaciones sociales robustecidas por la práctica cotidiana e histórica. Considero que merece mucha atención la sección dedicada al contradiscurso de denuncia y la libre relación con lo heroico y lo épico, al igual que la sección que presenta el contradiscurso de denuncia y (des)territorialización de sujetos con nuevas identidades en relación con espacios y objetos. En este último es posible observar cómo hay autoras que crean identidades espaciales de resistencia, siendo esto un recurso frecuente que también se emplea para remover tradiciones patriarcales.

Al final, el cuerpo, la vida, grandes temas de la poesía, y de los más constantes entre las escritoras cubanas. Yanetsy Pino muestra cómo las autoras mantienen la resistencia mediante textos que lo nombran todo, que manifiestan la diversidad de posibilidades de la mujer y consolidan su identidad y fortaleza como individuo.

Valoro en este libro la libertad que emplea la autora para expresar sus ideas, sus descubrimientos, acudiendo a las citas de los clásicos de las teorías en los momentos más oportunos, no para pedir permiso, sino para apoyar y de ahí desarrollar sus propios aportes, que son muchos, entre los que destaca tener en cuenta la obra poética de autoras de la diáspora. No todo se puede medir ni pesar, y una investigación que examine la poesía debe realizarse con una mente muy abierta capaz de encontrar “datos escondidos”.

Yanetsy Pino y Rafael de Águila, premios "Casa de las Américas" 2018. Foto: Racso Morejón.
Yanetsy Pino y Rafael de Águila, premios “Casa de las Américas” 2018. Foto: Racso Morejón.

Sin dudas, Hilando y deshilando… es un proyecto ambicioso. Es un proyecto porque una ensayista con tal curiosidad y acervo cultural no cesa de investigar aunque gane un premio muy renombrado. Los temas de literatura y género son infinitos. En Cuba todavía faltan por ser exploradas cuestiones relevantes de manera tal que se remuevan esquemas y la creación se valore en toda su complejidad. Las hilanderas cubanas son muchas, hilan y deshilan, escriben y reescriben, habrá un material vastísimo para continuar estudiando.

Irela Casañas

Irela Casañas

Irela Casañas Hijuelos (Santiago de Cuba, 1980) Poeta, ensayista y editora. Graduada de Sociología por la Universidad de Oriente. Máster en Historia y Cultura de Cuba por la Universidad de Holguín. Ha publicado: Manual del triunfo (poesía, Ediciones Holguín, 2006), Testimonio del margen (ensayo, Ediciones La Luz, 2011), Sociología y Literatura: dos caminos para conocer la irreverencia (Black Diamond Editions, 2013) y La enfermedad del bronce (poesía, Ediciones La Luz, 2016).
Ver todos los artículos de Irela Casañas →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.