Especial 11J | Sonia Álvarez: “Los familiares de los presos vivimos mucha represión”

Entrevista a Sonia Álvarez, Dama de Blanco, esposa y madre de los presos por el 11J Félix Navarro y Sayli Navarro.

Entrevista a Sonia Álvarez, madre de la presa política Sayli Navarro. Video: Jancel Moreno

Sonia Álvarez Campello, vecina de Perico, Matanzas, es una Dama de Blanco con más de 30 años de lucha contra el sistema judicial cubano. Su esposo, Félix Navarro, ha sido encarcelado en tres ocasiones. La primera fue en 1992, por su activismo en favor de los derechos humanos. Pagó una pena de 18 meses. Posteriormente fue uno de los 75 detenidos en 2003 durante la llamada Primavera Negra. Esa vez cumplió ocho años de prisión. Hace un año, durante las protestas del 11 de julio de 2021, fue detenido de nuevo y condenado a nueve años de cárcel. 

Además, en el 11J, también fue detenida y encarcelada la hija de Sonia y Félix, Sayli Navarro, también activista de derechos humanos, que cumple una pena de ocho años de cárcel.

Sonia Álvarez y su familia representan la resistencia al gobierno cubano desde un activismo pacifico que utiliza las reuniones clandestinas, las bibliotecas independientes, los boletines con información sobre derechos humanos o las huelgas de hambre.

Sonia, en la actualidad, usted está reviviendo con su hija y su esposo lo que le pasó hace 30 años con este último ¿Lo siente así, como un ciclo que regresa?

Hace 30 años viví por primera vez la detención de Félix en 1992; la segunda llegó en 2003. Esta es la tercera, y a la vez estoy viviendo la de Sayli. Es una experiencia muy desagradable porque se les ha encarcelado injustamente, por una protesta pacífica. Dicen que tenemos derechos, que tenemos libertad de expresión, pero no es verdad, porque solamente por ir al parque a manifestarse, Félix está cumpliendo nueve años de privación de libertad y Sayli ocho. 

Para muchas familias de personas presas en el 11J esta es su primera experiencia con la represión. Para usted es diferente. ¿Estar preparada para esto le ha ayudado o es igual de difícil?

Para muchas familias es difícil porque nunca se habían enfrentado a una situación así. Para mí es difícil también, a pesar de que ya llevo muchos años en esto y he pasado por muchas cosas. Sayli está en una prisión que dicen que es una maravilla, pero es una prisión en donde las mujeres se dan golpes, donde la comida es malísima, donde el agua es pésima.

Félix está en una prisión donde la comida también es malísima. Él es diabético, y no le dan una dieta adecuada. Cuando le llevamos un almuerzo solo puede comer un poquito, y lo que le sobra no le permiten llevárselo consigo. Así funcionan las cosas.

En el caso de la Primavera Negra, el Estado tuvo que finalmente hacer algunas concesiones por la presión nacional e internacional. ¿Cree que ahora sucederá igual? ¿Qué tendría que ocurrir para que suceda algo similar?

Sabemos que hay mucha presión internacional sobre los presos del día 11 de julio, pero también sabemos que ellos (el gobierno) les tienen miedo a las protestas y por mantenerse en el poder son capaces de cualquier cosa. 

Pienso que la Primavera Negra y el 11J tienen muy pocas diferencias en cuanto al tratamiento de los presos. En la Primavera Negra fueron encarcelados 75 disidentes y los trasladaron fuera de su provincias; a los de Pinar del Río los mandaron para Guantánamo, etc., como el caso de Félix, que fue trasladado para Guantánamo con unas condiciones malísimas. Ahora lo del 11J viene siendo más o menos igual: les amenazan con los mismos procedimientos. A Saily, por denunciar las condiciones de la prisión, le quitaron el teléfono 15 días y la amenazaron con enviarla a la prisión de Guantánamo.

Pienso que la Primavera Negra y el 11J tienen muy pocas diferencias en cuanto al tratamiento de los presos.

En el caso de Sayli… ¿Cómo lo han vivido ella y usted?

Comparto con mi hija mucha preocupación por su padre, que es una persona que va a cumplir 69 años el 10 de julio, es diabético, pasó el Covid e hizo una huelga de hambre de 24 días que le dejó muy debilitado. Nos preocupa que esté en prisión en estas condiciones.

A veces se dice que las familiares de presos, que muchas veces son mujeres, también están presas y además de eso sobre ellas recae seguir manteniendo a la familia y seguir luchando para la liberación de sus familiares. ¿Sonia Álvarez lo ha sentido así?

Los familiares de los presos vivimos también mucha represión. Yo soy Dama de Blanco, salgo todos los domingos para la iglesia y la Policía me impide llegar; me detienen en frente de mi casa, me llevan a la comisaría, y cuando ya ha terminado la misa, que se termina a las 9:30 de la mañana, me sueltan. A veces a las 12 del mediodía, a veces a las 5 de la tarde. En una ocasión, el agente de la Seguridad (del Estado) me dijo que yo ya era mayor para estar en estos trajines,  y yo le dije que más mayores son los que están en el Comité Central y siguen haciendo daño. Él me dijo que sí, pero que mi hija podía ser trasladada a Guantánamo. Entonces yo le dije que no me preocupaba, que a Félix en el 2003 le mandaron a Guantánamo y a Ciego de Ávila, a Morón, y nunca le faltamos a una visita, y que a mi hija nunca le iba a faltar a una visita,  donde quiera que la manden.

En una ocasión, el agente de la Seguridad (del Estado) me dijo que yo ya era mayor para estar en estos trajines,  y yo le dije que más mayores son los que están en el Comité Central y siguen haciendo daño.

Cuando sucedió el 11J, ahora casi hace un año, ¿cómo se sintió? ¿Temió que pasara lo que ha sucedido con su hija o su marido?

Sí, estábamos convencidos de que algo iba a suceder porque ellos no fueron detenidos el mismo día 11, sino el día 12 cuando fueron a la unidad de la Policía a interesarse por otras personas que habían detenido, y ahí les dijeron que ellos estaban detenidos también. Siempre lo pensamos porque a los opositores ellos siempre los tienen en la mirilla y sabíamos que algo iba a suceder. No pensábamos que les iban a poner esas condenas tan grandes, pero sí sabíamos que algo le iban a poner porque estamos convencidos de que este Gobierno es así y que por mantenerse en el poder ellos son capaces de eso y de mucho más.