Mujeres cubanas en la política: los casos de Daniela Rojo, Yaquelín Castillo y Taimara Samón

El testimonio de Daniela Rojo publicado el pasado 16 de agosto, en Hypermedia Magazine ha sido de suma importancia para la campaña de Alas Tensas, “Mujeres que participan en la política”. No solo porque narra lo acontecido con ella durante el estallido social del 11 de julio, sino porque ofrece otras historias de manifestantes que aún permanecen en prisión, con las que ella tuvo contacto.

Daniela salió el 11 de julio desde Guanabacoa, donde reside, para unirse a las protestas que estaban aconteciendo en Regla, municipio inmediato.

En el camino se encontró con grupos que estaban a favor del gobierno, pero pese al cerco pudo llegar a su destino.

El momento del arresto ocurrió a su regreso, en Guanabacoa.

En su testimonio ha escrito: “Yo estaba sola, alejada del grupo (que se estaba manifestando), y vinieron cuatro o cinco mujeres encima de mí a empujarme. Levanté las manos y les pedí que me dejaran, que yo estaba ejerciendo mi derecho. Yo con mis consignas, ellas con las suyas, pero ellas eran las que me estaban empujando”.

“Me tenían cercada, me escapé de ellas por el lado y seguí recitando consignas. En otro momento volvieron a caerme encima, una mujer me cogió por la espalda y me llevó; creo que me quería conducir al carro. Pero yo me le escapé, me senté en el piso y levanté las manos. Yo esperé, inocentemente, que ellos entendieran que me estaba manifestando pacíficamente”.

Pese a sus intenciones Daniela fue conducida violentamente entre 8 o 10 personas a la estación de la Policía de Regla, donde estuvo detenida durante tres días. A pesar que reclamó su derecho de informar a sus familiares donde se encontraba, y más siendo madre de dos niños pequeños, solo le permitieron telefonear al tercer día. Su madre, hasta ese momento no sabía en cuál estación se encontraba.

Luego de pasar por el Vivac y por el Técnico de Alamar (en este lugar y según su propio testimonio las condiciones de higiene eran deplorables) Daniela fue llevaba a la prisión de mujeres de Occidente, que se encuentra en el poblado del Guatao, en el capitalino municipio de La Lisa.

Allí tuvo que pasar 14 días de aislamiento por el protocolo covid. Sobre estos días es el siguiente comentario de Daniela:

“El aislamiento se hace en las celdas de castigo de la prisión. La única diferencia es que a las que están castigadas no les dan colchón. Metían a la gente que acababa de llegar con las que ya llevaban días esperando para salir de aislamiento. Si alguna daba positivo todas las de la celda se quedaban dos semanas más. No entraba nada de sol, lo único que había era unos huequitos en la pared y un calor insoportable”.

Taimara Samón.

Entre las mujeres con las que coincidió Daniela en el penal, se encontraba la guantanamera, Taimara Samón, quien fue arrestada el 12 de julio de 2021 durante las manifestaciones pacíficas que se dieron lugar frente al Capitolio Nacional. Esta joven de 29 años y madre de un niño de 4 le confesaba a Daniela que solo había salido para filmar al cantante de regueton Yomil, que también se hallaba en la protesta.

“Yo fui a filmar a Yomil, y a ver aquello, eso nunca se había visto en Cuba. Nunca he sido contrarrevolucionaria, estaba allí porque los zapatos están muy caros, porque no hay comida ni medicinas, la situación está muy mala”, parafrasea Daniela en su testimonio.

A Taimara la condenaron en un juicio sumario a cumplir un año de privación de libertad y 5 años de destierro fuera de La Habana.

Yaquelín Castillo. Foto Hypermedia

Otra de las mujeres de las que Daniela habla en su testimonio y que aún permanece en prisión es Yaquelín Castillo, quien fuese arrestada debido a su participación en las protestas en la Güinera. Su detención no ocurrió en el espacio público, sino luego. La policía fue a buscarla a su casa tras haberla visto entre las directas de Facebook que se hicieron ese día.

Yaquelín tiene 49 años, y tiene tres hijos, uno de 12 años, que según el archivo ciudadano, en estos momentos se encuentra al cuidado de sus tías; otro que se halla en prisión. El sostén económico de ambos es Yaquelín.

Según información ofrecida por sus familiares a Alas Tensas, el abogado de Yaquelín solicitó un cambio de medida y no fue aceptado.

Según Daniela, Yaquelín es “una persona muy religiosa, espiritual, (y en el Guatao) les contaba historias de misas, de muertos (…) que consolaba a quien explotaba en llanto, que limpió la celda con sus manos y un pedazo de toalla vieja a falta de instrumentos, que les ayudaba a conciliar cualquier conflicto”.

En total, Daniela tuvo noticias de 41 mujeres. Algunos de los nombres que recuerda son Yurema, Liliana Oropesa Ferrer, Jennifer, Mariuska Díaz Calvo, Orquídea León Prieto, Mavel Alonso, Mayra Taquechel, Katherine Martín y Mariam Martín.

El 3 de agosto Daniela salió bajo fianza, acusada del supuesto delito de “desorden público”. Fue traslada nuevamente al Técnico de Alamar y allí, frente a su mamá y una cámara de vídeo que les filmaba, el instructor de su caso les dijo: “que no la estaban juzgando por su manera de pensar, sino por un delito de desorden público. A lo que ella respondió que esas manifestaciones estaban pasando porque no se les daba espacio a la juventud, porque no había espacios para expresarse. Si no tenían voz, tenían que proyectarse de alguna manera”.

Durante las manifestaciones del 11 y 12 de julio fueron arrestadas 173 mujeres incluyendo mujeres trans. Según Cubalex permanecen bajo arresto 66. El gobierno cubano ha intentado desacreditar a los manifestantes colocándolos como personas violentas o “confundidas”, alentadas por un campaña mediática del exterior.

Sin embargo el derecho a la libre manifestación está contemplada en la propia Constitución de la República, en su artículo 56; y la participación en la vida política, específicamente en el caso de las mujeres, está recogida en tratados internacionales que el propio gobierno ha firmado como la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer.

La violencia que ha ejercido el gobierno cubano contra manifestantes pacíficos, sin ser un hecho aislado o reciente, aunque sí de mayor magnitud, solo vuelve a reafirmar la vulnerabilidad política y legal en la que viven los ciudadanos cubanos. Y en mayor riesgo, por supuesto, se encuentran las mujeres.

Alas Tensas

Revista feminista independiente fundada en Cuba el 16 de octubre de 2016. Desde el editorial inaugural, autodefinida como “un espacio para la expresión de las mujeres, para cubrir las problemáticas de género y las búsquedas de equidad”.

Ver todos los artículos de Alas Tensas →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.