El tamborcillo afila sus cabezas

Paloma crucificada en un poste de luz eléctrica.
Foto: Orlando Luis Pardo.

Ciertos colores
irrumpen en el vidrio.
No fue cierto
no hubo milagro
mas el cielo
se abría inexpugnable
bajo todos.
Yo soy Eva
con los huesos floridos
pujo, pujo.
Nadie abra su boca
los pastores redimen
con el puño.
El tamborcillo
retumba en la maleza
y otra vez
otra vez
los cuervos sacan ojos.

Del “Dossier de poetas contemporáneas” en: Alas Tensas, revista feminista cubana, No. 3, marzo 2017.

LLeny Díaz

LLeny Díaz

(Placetas, Cuba, 1975). Graduada de estudios socioculturales. Asesora literaria. Escritora y poetisa. Publica en la revista Umbral sus primeros trabajos. Emigra a los Estados Unidos en el 2010. Ha publicado: Confesiones al extraño (2011) y Sobre mi espalda desnuda otro silencio vive (2011).
Ver todos los artículos de LLeny Díaz →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.