Adriana: un milagro bajo el huracán Irma

El huracán Irma llegó con fuertes vientos, lluvias y marejadas, causando grandes destrozos en el centro de Cuba, precisamente el día 8 de septiembre (2017), Día de la Virgen de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba.

En Júcaro, un pequeño pueblo de pescadores sobre la costa norte, donde no tienen iglesia, Adriana siempre ha tenido una imagen de la Virgen de la Caridad dentro de su humilde casita junto al mar.

Para este, su Día, había adornado a la Virgen especialmente con una guirnalda de flores amarillas, porque estaba planificado sacarla en procesión por el pueblo.

Sin embargo, de pronto, en medio de la noche, la población fue evacuada con urgencia, sin previo aviso. Se suspendía así la procesión y la imagen de la Virgen quedaba sola, en el pueblo abandonado, donde muchas familias tuvieron que dejar sus principales pertenencias a merced del huracán.

¿Qué encontraron al regresar, cuando la penetración del mar se retiró?

Esperaban hallar todo arrasado.

Y sí, así fue: muchas casas habían desaparecido. Pero, ¿y la imagen de la Virgen vestida con flores para su Día?

Corrió rápido el rumor por toda la región. Se habla de un milagro o al menos de una señal providencial.

Oigamos el testimonio de Adriana en su propio voz y veamos las fotos de cómo quedaron su casita y su Virgen.

Aprovechemos para conocerla a ella, una de esas cubanas anónimas que carga sobre su espalda una familia y las necesidades enormes de un pueblo, repartiendo comida, haciendo sus propios milagros.

Francis Sánchez

Francis Sánchez

(Ceballos, Ciego de Ávila, Cuba, 1970). Lic. Estudios Socioculturales. Máster en Cultura Latinoamericana. Perteneció a la UNEAC desde 1996 hasta su renuncia el 24 de enero de 2011. Fundador de la Unión Católica de Prensa de Cuba en 1996. Ha sido redactor fundador de la revista católica Imago (1996-2001) y Jefe de Redacción de la revista cultural Videncia. Autor, entre otros, de los libros Revelaciones atado al mástil (1996), El ángel discierne ante la futura estatua de David (2000), Música de trasfondo (2001), Luces de la ausencia mía (Premio “Miguel de Cervantes de Armilla”, España, 2001), Dulce María Loynaz: La agonía de un mito (Premio de Ensayo “Juan Marinello”, 2001), Reserva federal (cuentos, 2002), Cadena perfecta (cuentos, premio “Cirilo Villaverde”, 2004), Extraño niño que dormía sobre un lobo (poesía, 2006), Caja negra (poesía, 2006), Epitafios de nadie (poesía, 2008), Dualidad de la penumbra(ensayo, 2009) y Liturgia de lo real (ensayo, premio “Fernandina de Jagua”, 2011), Mi pequeña diferencia del mar (Ed. Unión, 2017). Ha realizado exposiciones de poesía visual en diferentes países. Dirige la revista independiente Árbol Invertido
Ver todos los artículos de Francis Sánchez →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.