Arrestos, prisión domiciliaria y violencia continuada: expresiones de un Estado Maltratador

En la imagen Katherine Bisquet y Camila Lobón con el cartel con el que salieron a protestar. Foto: Facebook

Las agresiones del gobierno cubano contra las mujeres periodistas, activistas y artistas no han cesado en los últimos días.

La periodista de Cibercuba, Iliana Hernández ha denunciado en su cuenta de Twitter que desde el 9 de abril se encuentra sitiada por la policía política.

Y cuando Iliana intenta salir de su casa, como ocurrió el pasado 24 de abril, es arrestada violentamente. Ese día también fueron detenidos Thais Mailén y otros amigos de Iliana que en ese momento la acompañaban.

Solo cuatro días después, el 28 de abril, la policía arrestaba a la poeta Katherine Bisquet y a la artista visual Camila Lobón por protagonizar una protesta en el Boulevard de San Rafael de La Habana.

El motivo de la manifestación fue la preocupación ante la huelga de hambre y de sed del performer Luis Manuel Otero Alcántara, iniciada el pasado 25 de abril.

Luis Manuel demanda el fin del cerco policial al que lo tienen sometido desde noviembre de 2020, la devolución de unas obras de su autoría que fueron robadas durante un allanamiento ilegal de la Seguridad del Estado y el derecho a un libre ejercicio artístico.

La historiadora de arte Yamilka Lafita, quien acudió a la protesta de las artistas para filmar lo que aconteciera, también fue detenida.

El 30 de abril ocurrieron nuevos incidentes.

Con la intención de visitar a Luis Manuel Otero, a quien se le impedía cualquier contacto con amigos, fueron detenidos al menos nueve personas en la calle Obispo, de La Habana.

Entre ellos los periodistas Mary Karla Ares y Esteban Rodríguez; los activistas Thais Mailen Franco, Félix Modesto Valdés Díaz, Nancy Vera Hernández, Yuisan Cancio Vera, Luis Ángel Cuba Alfonso e Inti Soto Romero; y el estudiante de Física, Leonardo Romero Negrín.

Según un reporte de ADN Cuba, la reportera de Amanecer Habanero, Mary Karla Ares, se encuentra en estos momentos en la estación policial del municipio Playa. Al parecer intentan procesarla por supuesto delito de ‘desorden público’.

Otra de las participantes de la protesta que está siendo acusada de ‘desorden público’, es Thais Mailen Franco, quien se encuentra en la estación policial de 7ma y 62, en el municipio Playa.

La otra mujer que a la fecha permanece detenida es Nancy Vera Hernández, quien junto a su hijo Yuisan Cancio Vera, están vinculados a la acción emancipatoria La Cola de la Libertad. Ambos se encuentran en la estación policial del municipio Arroyo Naranjo.

En la imagen Thais Mailen Franco durante la reciente campaña online #SOSCuba

Imponer prisión domiciliaria sin que medie delito alguno ha sido una de las prácticas más comunes del gobierno.

Destaca el caso de la artista Afrika Reina, madre soltera a la que se le impide salir en medio de un importante desabastecimiento alimenticio.

Y también preocupa la situación de Katherine Bisquet y Camila Lobón quienes desde el 28 de abril sufren un riguroso monitoreo.

Katherine Bisquet harta de la persecución intentó salir a correr por el barrio el pasado 3 de mayo. Sin embargo, dos policías mujeres, vestidas de civil, y otros dos hombres, la metieron a la fuerza en la patrulla 160.

Ese día la llevaron a la estación de Cojímar, en la Habana del Este, donde estuvo detenida por varias horas.

Además de violar los derechos de libre movilidad, el gobierno cubano pone en riesgo la integridad física de estas personas, al someterlas a arrestos arbitrarios en medio de un alza de los casos de coronavirus en la isla.

A Katherine Bisquet se le impuso un ‘acta de advertencia’ que ella se negó a firmar.

Imagen de una patrulla vigilando la casa de la artista Afrika Reina, madre soltera que vive sola con su hijo.

Han sido sometidos a ‘medidas cautelares’ la artista Tania Bruguera, la activista Lara Crofs, el artista Manuel de la Cruz, quien interpreta al payaso Desparpajo; y al término de esta nota, hemos comprobado que también la curadora Carolina Barrero.

Esta última, recién fue liberada de un encarcelamiento, tras intentar salir de su casa en solidaridad con los manifestantes del 30 de abril y con el artista Luis Manuel.

A Carolina Barrero hace tan solo unos meses se le intentó acusar por el delito de clandestinidad de impresos, tras haberle requisado en su casa unos dibujos con la imagen de José Martí, donde se leía la frase: “Dos patrias tengo yo, Cuba y la noche”.

Este grupo de denuncias vienen a evidenciar no sólo el aumento de la represión tras la finalización del VIII Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC) que tuvo lugar entre el 16 y 19 de abril, y donde el presidente Miguel Díaz-Canel se convirtió en el sustituto de Raúl Castro como primer secretario del PCC, sino que reafirma el quebrantamiento de convenios internacionales ratificados por el gobierno de Cuba que buscan la eliminación de la violencia de género en cualquiera de sus manifestaciones.

Uno de esos convenios que viola el Estado cubano y del cual es signatario, es la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), en donde se puede leer que:

Los Estados Partes tomarán todas las medidas apropiadas para eliminar la discriminación contra la mujer en la vida política y pública del país y, en particular, garantizarán a las mujeres, en igualdad de condiciones con los hombres, el derecho a:

(…)

b) Participar en la formulación de las políticas gubernamentales y en la ejecución de éstas, y ocupar cargos públicos y ejercer todas las funciones públicas en todos los planos gubernamentales;

c) Participar en organizaciones y en asociaciones no gubernamentales que se ocupen de la vida pública y política del país.

Otra convención en la que se asume la discriminación de las mujeres por razones políticas como violencia de género, es la “Convención de Belem Do Pará”, una convención Interamericana de la que Cuba no forma parte y que según sus definiciones coloca al gobierno de la isla como un Estado Maltratador.

Belem Do Pará entiende que “violencia contra la mujer incluye la violencia física, sexual y psicológica:

a. que tenga lugar dentro de la familia o unidad doméstica o en cualquier otra relación interpersonal, ya sea que el agresor comparta o haya compartido el mismo domicilio que la mujer, y que comprende, entre otros, violación, maltrato y abuso sexual;

b. que tenga lugar en la comunidad y sea perpetrada por cualquier persona y que comprende, entre otros, violación, abuso sexual, tortura, trata de personas, prostitución forzada, secuestro y acoso sexual en el lugar de trabajo, así como en instituciones educativas, establecimientos de salud o cualquier otro lugar, y

c. que sea perpetrada o tolerada por el Estado o sus agentes, donde quiera que ocurra”.

Desde el Observatorio de Alas Tensas mostramos nuestra preocupación por la integridad física y psicológica de las personas, en especial las mujeres, que a esta hora están siendo sometidas a un profundo e impune maltrato por parte del gobierno cubano.

Alas Tensas

Alas Tensas

Revista feminista independiente fundada en Cuba el 16 de octubre de 2016. Desde el editorial inaugural, autodefinida como “un espacio para la expresión de las mujeres, para cubrir las problemáticas de género y las búsquedas de equidad”.

Ver todos los artículos de Alas Tensas →

1 comentario en “Arrestos, prisión domiciliaria y violencia continuada: expresiones de un Estado Maltratador

  1. Felicitaciones por luchar por un país mejor. Lejos de la miseria, la falta de libertad, lcontra la elite corrupta que gobierna el país como si fuera su propiedad y sus habitantes fueran sus esclavos. Contra la Constitución de Partido Único.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.