Feminicidio | Cubana de 55 años es asesinada en Cárdenas

El feminicidio ocurrió en el hogar de la víctima, quien se llamaba Odalys Lavin. El agresor fue su pareja.

El pasado 30 de abril se registró un nuevo feminicidio en Cárdenas, en la provincia de Matanzas. La víctima se llamaba Odalys Lavin y tenía 55 años.

En la nota de la plataforma Yo Sí te Creo en Cuba, donde se denunció el hecho violento, se informó que el agresor había sido el esposo de la víctima. Este hombre además tenía antecedentes de violencia machista contra ella.

Tras cometer el crimen el victimario se suicidó.

La plataforma feminista de acompañamiento a víctimas de mujeres maltratadas, alertó “a la ciudadanía y autoridades a extremar las medidas y evitar estereotipos y justificaciones cuando se entrecrucen enfermedades mentales y violencia machista”.

Exigió además “claridad en las investigaciones sobre este caso, que pudiera implicar la responsabilidad de centros hospitalarios”.

“Feminicidios en Cuba en 2021” (Informe del Observatorio de Género de Alas Tensas. Cápsula)

Desde Alas Tensas volvemos a preguntar cuándo comenzará a funcionar el observatorio oficial de feminicidios anunciado por la secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), Teresa Amarelle, en marzo de 2021. Ha pasado un año desde que en conferencia de prensa Teresa Amarelle dijo a EFE que estaban estudiando la metodología del Observatorio, con el cual “demostrar la realidad del país en cuanto a la violencia de género”.

Desde esa fecha hasta esta parte el Observatorio de Alas Tensas (OGAT) ha verificado 40 nuevos feminicidios, la mayoría de ellos cometidos por parejas y exparejas de las víctimas. Ninguno de los feminicidios ha sido abordado por la única organización de mujeres permitida en Cuba, que es la FMC. Tampoco han tenido cobertura en la prensa oficial.

Sin casas de acogida, sin personal en la policía y en centros de salud capacitados para responder y atender a las víctimas de violencia machista; sin la tipificación del feminicidio dentro del Código Penal, y con la criminalización de todo tipo de activismo ciudadano; las mujeres cubanas, envueltas en una de las peores crisis económicas desde los años 1990, se encuentra en total vulnerabilidad dentro de la sociedad.

Si el régimen no acaba de mostrar algún tipo de voluntad política para contribuir a la erradicación de la violencia de género, y si no toma acciones urgentes y efectivas, el gobierno esta comportándose como un FEMINICIDA.