Cinco preguntas y respuestas sobre el nuevo mercado cubano de divisas

La tasa oficial de compra del dólar (USD) pasó de 24 a 110 pesos cubanos (CUP); es decir, casi cinco veces más en comparación a la tasa oficial previa.

| Mundo | 17/09/2022
Billetes de diferentes divisas amontonados.
"Divisas". / Imagen: Pixabay.

El pasado 3 de agosto, Alejandro Gil Fernández, ministro cubano de Economía y Planificación, anunció en televisión nacional un nuevo mercado cambiario de divisas para personas naturales, turistas y negocios privados.

Con la medida, que fue adelantada meses antes por Gil, la tasa oficial de compra del dólar (USD) pasa de 24 a 110 pesos cubanos (CUP). Es decir, casi cinco veces más en comparación a la tasa oficial previa. El valor del resto de divisas variará en dependencia del mercado internacional.

Desde el pasado 23 de agosto, comenzó la venta oficial (limitada) de divisas en efectivo con un cambio de 123 CUP por cada dólar. El servicio está disponible en 37 casas de cambio estatales; cada persona podrá comprar un máximo de USD 100, o su equivalente en otra moneda (si hay disponibilidad de esta).

“…Cuba enfrenta la segunda mayor inflación del mundo…”

La nueva tasa cambiaria llega en un momento en que Cuba enfrenta la segunda mayor inflación del mundo, según el economista estadounidense Steve Hanke, profesor de la Universidad John Hopkins. Esta situación está condicionada, en parte, por los resultados de la última tasa oficial dispuesta por La Habana.

A continuación, cinco preguntas y respuestas para entender cómo se llegó a este cambio y los efectos que puede tener en la economía cubana.

¿Cuándo se había modificado la tasa de cambio por última vez?

En enero de 2021, cuando la llamada “Tarea Ordenamiento” promovió la desaparición del peso cubano convertible (CUC) —que desde 2004 jugaba el papel del dólar estadounidense dentro del país— y estableció una tasa de cambio única de 1 USD por 24 pesos cubanos (CUP) para las personas naturales y jurídicas.

Mujeres cubanas en un agromercado de La Habana.
Mujeres cubanas en un agromercado de La Habana. / Foto: Elizabeth Valdés.

¿Por qué varios expertos se opusieron a esa tasa?

Por una razón fundamental: el pésimo momento en que el gobierno decidió establecerla.

En 2021, la situación económica de Cuba era crítica. El país afrontaba las consecuencias del endurecimiento de las relaciones con Estados Unidos durante la administración Trump, la parálisis del turismo internacional a raíz de la pandemia de Covid-19, la caída de ingresos por exportación de bienes y servicios y la profundización de la crisis estructural cubana.

Todo ello llevó al país a sufrir una notable escasez de divisas extranjeras. Esto trajo como consecuencia una importante devaluación del peso cubano. Por esta razón, varios economistas alertaron que la tasa de 1 USD x 24 CUP estaba sobrevaluada. Es decir, que daba a la moneda nacional un valor superior al que realmente debía tener.

¿Qué consecuencias tuvo el cambio a 1 por 24 CUP?

Los economistas han resaltado dos: inflación y debilitamiento crítico de la economía estatal.

“…en 2021 el peso cubano fue la moneda más depreciada del mundo”

Que la tasa cambiaria viniera acompañada de un aumento en los salarios y las pensiones obligó al Estado a incrementar la emisión de pesos cubanos. Esta emisión no estuvo respaldada por un aumento de la oferta ni una reforma del sistema productivo, por lo que la “Tarea Ordenamiento” terminó potenciando un aumento acelerado de los precios a costa del poder adquisitivo de la población.

Según un análisis de Bloomberg, en 2021 el peso cubano fue la moneda más depreciada del mundo.

Colas fuera de las tiendas en MLC.
Colas fuera de las tiendas en MLC. / Imagen: Archivo.

Por otra parte, las dificultades financieras de las instituciones bancarias hicieron que muchas divisas provenientes del turismo internacional y remesas informales se canalizaran hacia el mercado informal, cuya tasa de cambio fue subiendo con la crisis. Esto, unido a la desventaja de los precios de los servicios estatales respecto a los privados, hizo que el gobierno perdiera una considerable cantidad de ingresos en el último año y medio.

Por último, el economista Mauricio de Miranda resalta que, a nivel macroeconómico, la sobrevaluación del peso cubano terminó por obstaculizar el aumento de las exportaciones. Según la economista Rafaela Cruz:

En los últimos meses, por cada contrato privado de exportación se han tramitado 56 de importación y por cada dólar ingresado al país se gastan 11 fuera.

¿Qué pretende lograr el Estado con la nueva tasa cambiaria?

De acuerdo con el ministro Gil se buscacaptar divisas para invertirlas en “el desarrollo económico del país”. Pero esto dependerá también de la habilidad del Estado para articular una oferta estable y suficiente de bienes y servicios.

En cuanto a la captación de divisas, varios expertos concuerdan en que deberá disputarse con el mercado informal y los negocios privados. Para intentar lograrlo, el Estado terminó asumiendo una tasa muy similar a la del primero, a la que Gil había tildado anteriormente de poco confiable.

Por tal razón, el economista Pedro Monreal asegura que lo implantado por el gobierno no es en realidad un mercado cambiario sino un mecanismo de captación de divisas.

Que la nueva tasa no aplique para las empresas estatales crea una nueva distorsión dentro de la economía nacional. La economía nacional debe lidiar además con la dolarización parcial y la segmentación del mercado doméstico heredadas de las tiendas MLC (moneda libremente convertible).

¿Qué efectos está teniendo de momento la nueva tasa cambiaria?

El 23 de agosto, Marta Sabina, presidenta del Banco Central de Cuba (BCC), aseguró que en solo 20 días las instituciones bancarias recaudaron diez veces más divisas que en todo el año y medio cuando el cambio estuvo a 1×24. Una buena noticia para las arcas estatales.

Aunque Sabina no dio más detalles, este aumento podría estar relacionado con la seguridad que otorga al turista y al ciudadano común la posibilidad de poder cambiar su dinero a una tasa aceptable y de forma legal. Con la tasa actual, además, los precios de restaurantes y otros establecimientos estatales recuperan competitividad frente a los negocios privados, sobre todo respecto al consumidor extranjero.

No obstante, hay al menos tres variables que siguen beneficiando al mercado informal. Primero, la escasa oferta de divisas de las instituciones bancarias. Segundo, el hecho de que el diferencial de compraventa estatal es de 13 pesos a favor del gobierno, mientras en el mercado informal este solo ronda actualmente los cuatro pesos. Y tercero, la incapacidad del Estado para inducir un aumento en la demanda de pesos cubanos.

Como pronosticaron expertos en el tema, el dólar ha subido en el mercado informal. Según cálculos de la revista independiente El Toque, en la primera semana de septiembre el dólar llegó a cotizarse en 150 CUP, por primera vez desde la década de 1990.