Llamado por una Ley Integral contra la Violencia de Género y el reconocimiento del activismo feminista en Cuba

"¿Cuánto más hay que esperar por una Ley Integral, protocolos específicos, tribunales especializados, refugios y acceso a estadísticas?", se preguntan las organizaciones feministas firmantes.

Volvemos sobre ambas urgencias debido a las últimas noticias de mujeres tomadas como rehenes en un edificio del Vedado y de un bebé abandonado en la ciudad de Holguín, lo que destapó supuestas numerosas violaciones de un hombre contra mujeres y niñas como estupro, esclavitud, reclusión en el hogar e impedimento de acceder a servicios de salud durante el embarazo y el parto.

Todos estos delitos están contenidos en las leyes cubanas vigentes y sucedieron frente a la vista de numerosas instituciones y organizaciones barriales, que tienen en su misión velar por la seguridad ciudadana y los derechos de las mujeres. Incluso pudiera ser que el supuesto agresor de Holguín tenga una sanción previa por realizar partos clandestinos. ¿Por qué el caso de Holguín llegó a ese punto? ¿Por qué no existe un seguimiento integral a comisores de delitos de violencia de género? ¿Por qué no sabemos las causas de que hayan sido mujeres las personas tomadas como rehenes ayer en un edificio del Vedado?

La respuesta es muy sencilla. El tratamiento que las autoridades cubanas dan a las violencias de género es fragmentado, limitado y puntual, además de estar desactualizado y no establecer sinergias con actores sociales claves. Persiste en la violencia de Estado e institucional con sesgo de género. No hay protocolos efectivos para prevenir la violencia, no hay refugios para mujeres violentadas y sus hijes. El Estado usa los cortes de internet para contener la difusión de noticias sobre estos hechos, impidiendo la solicitud de auxilio.

También atenta que cada día hay menos acceso a estadísticas, solo conocemos de feminicidios por los subregistros de los observatorios de género que han contabilizado en lo que va de año 30 feminicidios. No hay datos de interés público que permitan valorar el cumplimiento de leyes y planes nacionales, que, sin un cronograma ni cambios visibles, se convierten en letra muerta. ¿Cuánto más hay que esperar por una Ley Integral, protocolos específicos para personas afectadas por la violencia de género, tribunales especializados, refugios y acceso a estadísticas actualizadas?

Y la criminalización del activismo feminista independiente en Cuba elimina al sector líder a nivel mundial en lograr, implementar y velar por el cumplimiento de políticas y acciones efectivas hacia las violencias de género. Es la alianza entre activismo, Estado y sector privado la que ha probado mayor efectividad, además del enfoque integral hacia las violencias de género.

¿Cuánto más hay que esperar para que puedan ser reconocidas tantas asociaciones de mujeres como quieran, que promuevan su empoderamiento, organicen redes de ayuda y trabajen de conjunto con el Estado por el acceso de las mujeres a una vida libre de violencia?

Esta semana se han conocido las peticiones fiscales de entre 15 y 25 años de privación de libertad por el delito fabricado de sedición a manifestantes del #11J, entre ellos 7 menores de 18 años, y varias mujeres jóvenes y madres solteras, como Liliana Oropesa Ferrer, Yaquelín Castillo García, Daisy Rodríguez Alfonso, Yurema Ramos Abad, Mackyani Román Rodríguez. Hemos conocido de otras peticiones abusivas a activistas como María Cristina y Angélica Garrido, Mariuska Díaz Calvo, Yolanda Carmenate Fernández, Donaida Pérez Paseiros, Arianna López Roque, Elizabeth Cintra García, Lisdani y Lisdiany Rodríguez Isaac; a personas del colectivo LGBTIQ+ como Yoan de la Cruz y Cruz Misa; incluso a mujeres que nunca fueron detenidas, como las Damas de Blanco Sissi Abascal Zamora, Tania Echavarría Menéndez y Yaquelín Heredia Morales.

Al menos 13 menores de 18 años y 62 mujeres continúan en centros de reclusión en todo el país. Las madres tienen que sufrir las altas condenas de sus hijes como si fueran criminales. Muchas no han tenido acceso a sus procesos legales, e incluso se les niega comunicación telefónica y visitas, se les ha mentido de manera continuada. Han sido también víctimas de violencia por solo querer conocer sobre el paradero de familiares en detención; en este proceso fueron arrestadas Miriela Cruz y Mayda Yudith Sotolongo.

Ha aumentado también el acoso a las personas que públicamente han apoyado o declarado su intención de participar en la marcha del 15N, junto a llamados a la violencia civil y el despliegue militar por parte del Estado.

Los feminicidios y las afectaciones de diverso tipo a personas adultas y sobre todo niñes de las violencias de género, pueden ser reducidas si comenzamos a trabajar ya de forma integral y sin discriminaciones por razones políticas por lo que es verdaderamente importante: los derechos de todas las personas.

Texto conjunto de:

Alas Tensas (Revista Feminista)

Alianza por la Inclusión

Cubalex

Justicia 11J

Mesa de Diálogo de la Juventud Cubana

Mujeres Democristianas

Red Femenina de Cuba

Yo Sí Te Creo en Cuba

Alas Tensas

Revista feminista independiente fundada en Cuba el 16 de octubre de 2016. Desde el editorial inaugural, autodefinida como “un espacio para la expresión de las mujeres, para cubrir las problemáticas de género y las búsquedas de equidad”.

Ver todos los artículos de Alas Tensas →

1 comentario en “Llamado por una Ley Integral contra la Violencia de Género y el reconocimiento del activismo feminista en Cuba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.