“Un país mejor para Nina”. Entrevista a Marta María Ramírez.

“Un día con Marta María y Nina”

A Marta María Ramírez, Marti, como le digo cariñosamente, la conocí hace algunos años. Nos presentó un amigo que hoy se encuentra fuera de Cuba. Desde que la vi por vez primera percibí que era un ser que portaba una energía especial y el propio tiempo se encargó de hacernos coincidir en disímiles espacios y momentos. Ambas fuimos compañeras de cuarto en Buenos Aires, compartimos pasiones por proyectos e ideas comunes. Fue ella, quien hace más de un año, me enamoró y me encantó con la idea de, junto a Tania Bruguera, comenzar a trabajar en el Instituto Internacional de Artivismo Hanna Arendt.

En marzo de 2020, Marti y yo compartimos vuelo y visita a la ciudad de Praga. Ella todavía era la misma con la que había compartido habitación en Argentina, pero esta vez viajaba con una pequeña niñita de menos de un año, Nina. Estando en la capital checa algunos proyectos parecían vislumbrase en conjunto con Marta, yo siempre encantada de trabajar junto a ella. Al regresar a Cuba y como resultado de un taller online, surge la idea de filmar el diario de Marta, y hacerla protagonista de un pequeño ejercicio audiovisual que consistiría en retratar la relación de una madre “particular” y su hija.

El material terminó siendo para mí un día con Marti y Nina querida, y es un material inacabado. Lo edité siempre con la idea de seguir trabajando en él, pero ahí quedó, libre y natural, en formación, como los personajes que retrata. Lo que ven es un pequeño boceto más que imperfecto, creado a través de la hermosa relación que surge de la maternidad libre, de dos mujeres fuertes que van juntas por la vida.

El material fue filmado en 2020, no recuerdo exactamente en que mes, pero como dato curioso quisiera decir que muchas ideas que estaban en papel, no fueron posibles debido a la situación del coronavirus. El plano en la azotea con puesta de sol nunca se hizo, debido a que Marti y Nina llevaban mucho tiempo en aislamiento cuidándose y protegiéndose entre ellas. Yo usé mascarilla todo el tiempo durante la filmación, y me siento muy feliz, porque tuve la suerte de ser la primera persona a la que Marti y Nina dejaron entrar a casa, tras muchos meses de aislamiento.

***

El audiovisual no tienen la mejor resolución por cuestiones ajenas a la voluntad de la realizadora.