Levantamiento de pesas en Cuba: ahora es el turno de las mujeres

La cubana Ludia Montero, en la modalidad de arranque.

Cuba, mes de junio, un domingo más. El calor, el calor. La humedad que cae en nuestros cuerpos, que se enseñorea en la atmósfera, que nos agota… mejor quedarse en casa y ver algo, de la tele, del paquete, algo interesante para matar el tedio. Por el canal deportivo se transmite un evento de levantamiento de pesas, es un Campeonato Panamericano Juvenil. Parece que ya había empezado. Ahora es el turno de las mujeres, en la modalidad de envión. Son muy jóvenes, aunque también está la colombiana Ubaldina Valoyes, que tiene 36 años y una fortaleza vital atemporal. Cuando la mujer sale a competir, el entrenador o entrenadora le da palmadas de ánimo en los hombros, en las caderas, le dice ¡dale, vamos, arriba! Ella lo repite mentalmente y va a ponerse polvo de magnesio en las manos para evitar que la barra resbale. Como cualquier pesista, lleva un cinturón que sirve para proteger su columna. En cuanto al peinado, puede ser un moño alto o bajo, o un trenzado, que es el que más llevan las morenas. La mujer ocupa el lugar donde hará el ejercicio. Hay cámaras, gente, otras competidoras, trabajadores del cuerpo técnico, narradores… ¿por qué no hay narradoras deportivas en Cuba? La atleta está seria, son varios momentos intentando levantar más kilogramos. Hay hombres y mujeres para cambiar los discos. ¡Por Dios, cuánto peso! La cubana Taila César trata de levantar 124 Kg. Se agacha, mientras hace una sentadilla lleva la barra hasta los hombros, ¡venga, venga!, le gritan sus colegas, se pone de pie, se detiene, y estira los brazos, trata de llevar las pesas hasta arriba, lo consigue mientras hace la tijera, todo es muy rápido, la barra está encima de su cabeza, todavía no se sabe, otros segundos, sostiene un poco más, suena la señal, y todo el peso cae al suelo. Taila lo ha conseguido y se lleva una medalla de oro.

Taila César, medallista.

Debe ser mucha la adrenalina que liberan al sentir que pueden alcanzar lo que se proponen. Es chispeante la alegría de la joven mexicana Ángela Gutiérrez cuando completa su ejercicio. La cubana Yaneisy Meriño, luce más introvertida pero su competencia es contundente. Solo tiene 21 años. Está sumando 5 Kg en cada ejercicio. Hay una gran ovación cuando, en su tercer intento, levanta 125 Kg, lo que la lleva a obtener una medalla de oro. Finalmente, con diez atletas, las cubanas triunfan por puntos y las colombianas lo hacen por medallas. Hay rivalidad, felicidad, y sobre todo, muchas expectativas, se acercan los Juegos Panamericanos y luego, Tokio 2020. Quiero verlas de nuevo, quiero mirar esa alegría.

Taila César ( a la izquierda) se hace selfie con el equipo femenino de pesas de Cuba.
Irela Casañas

Irela Casañas

Irela Casañas Hijuelos (Santiago de Cuba, 1980) Poeta, ensayista y editora. Graduada de Sociología por la Universidad de Oriente. Máster en Historia y Cultura de Cuba por la Universidad de Holguín. Ha publicado: Manual del triunfo (poesía, Ediciones Holguín, 2006), Testimonio del margen (ensayo, Ediciones La Luz, 2011), Sociología y Literatura: dos caminos para conocer la irreverencia (Black Diamond Editions, 2013) y La enfermedad del bronce (poesía, Ediciones La Luz, 2016).
Ver todos los artículos de Irela Casañas →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.