La “operación militar especial” de Rusia en Ucrania

"No necesitamos la guerra, ni caliente ni fría ni híbrida. Pero si las tropas nos atacan (...) entonces nos defenderemos", expresó el presidente ucraniano Volodímir Zelenski.

| Mundo | 24/02/2022
Banderas de Rusia y Ucrania. / Imagen: Pixabay.

Finalmente, Rusia invadió Ucrania, haciendo retroceder al mundo más allá de una guerra fría, hacia un escenario de conflicto armado que recuerda los albores de la guerra mundial. La noche de este 23 de febrero quedará marcada por la “operación militar especial” que el presidente ruso, Vladímir Putin, ordenó contra el Donbás ucraniano.

Bombardeos de artillería, equipos pesados y armas pequeñas provocan explosiones en distintos puntos de Ucrania, en el este del país, desde Sloviansk y Kramatorsk a Járkov, a 30 kilómetros de la frontera rusa; e incluso en Kiev, la capital. El saldo, hasta el momento, es difícil de estimar, pero varios medios están de acuerdo en que al menos 40 personas han perdido la vida en las primeras horas del ataque.

Según el Ministerio del Interior ucraniano, las operaciones de las fuerzas rusas rodean al país, con la amenaza de Putin al mundo de responder de manera “inmediata” si otra nación interviene en el conflicto. Mientras, sus efectivos avanzan desde la ciudad portuaria de Odessa, desde la anexada península de Crimea y en Vilcha, punto fronterizo de Ucrania con el principal aliado del Kremlin: Bielorrusia.

Asimismo, la agencia rusa Interfax reportó explosiones en las zonas de Donetsk y Lugansk bajo control de los separatistas prorrusos, alentados por el reconocimiento oficial de Moscú hace sólo unos días.

Putin, que otorgó la ciudadanía rusa a los separatistas de estas regiones, justifica la invasión a Ucrania con el argumento de que en Kiev gobierna un “régimen nazi”, e intenta repetir en Donetsk y Luganks lo que en 2014 hizo en Crimea: la separación y luego la anexión a Moscú. “Nos esforzaremos por desmilitarizar y desnazificar Ucrania. Y también por llevar ante la justicia a aquellos que cometieron numerosos crímenes sangrientos contra civiles, incluidos ciudadanos de Rusia”, dijo, al tiempo que aseguró que la operación no persigue ocupar el país, sino “desmilitarizarlo“.

“Cualquiera que intente interferir con nosotros, o más aún, crear amenazas para nuestro país y nuestro pueblo, debe saber que la respuesta de Rusia será inmediata y lo llevará a consecuencias como nunca antes ha experimentado en su historia. Estamos listos para cualquier giro de los acontecimientos”, añadió Putin.

Por su parte, el presidente ucranio, Volodímir Zelenski, declaró la ley marcial y cerró el espacio aéreo del país. “El ejército está trabajando. Sin pánico. Somos fuertes. Estamos listos para todo. Derrotaremos a todos”, dijo, tras pronunciar un discurso a la nación en el que manifestó su disposición a negociar con Rusia.

“Hoy hice una llamada telefónica al presidente ruso. El resultado fue el silencio, aunque el silencio debería estar en el Donbás”, explicó Zelenski en un discurso pronunciado en ucraniano y ruso.

“Estamos separados por más de 2000 kilómetros de fronteras mutuas”, dijo el mandatario a sus agresores, “a lo largo de las cuales se encuentran 200 000 de sus soldados y 1000 vehículos blindados. Su presidente ha aprobado su paso hacia el territorio de otro país. Este paso podría convertirse en el comienzo de una gran guerra. No necesitamos la guerra, ni caliente ni fría ni híbrida. Pero si las tropas nos atacan y alguien trata de arrebatarnos nuestro país, nuestra libertad, nuestras vidas, las vidas de nuestros hijos, entonces nos defenderemos. Y cuando nos ataquen verán nuestras caras, no nuestras espaldas”.

Con la invasión en marcha y las relaciones diplomáticas rotas, la incertidumbre reina en la nación ucraniana. Las personas comienzan a huir de las principales ciudades, los medios de ambos países ofrecen informaciones sin verificar y parcializadas y el mundo toma partido de un lado o de otro, hasta este instante sólo como observadores del caos.

El apoyo del gobierno cubano a Putin

No es un fake, ni un error. Rusia, el país más imperialista de las últimas décadas, invade Ucrania, y el régimen cubano alienta la invasión con arengas en su principal periódico y el recibimiento oficial de un funcionario ruso.

Portada de “Granma”, periódico oficial del Partido Comunista Cubano, el 24 de febrero de 2022.

Para colmo, el Martí aureolado como los iconos eslavos, no parece aludir al Grito de Baire, que se celebra un día como hoy en la isla, sino a la “operación militar especial” ordenada por el dictador Vladimir Putin contra el Donbás ucraniano.

Como en 1968 al apoyar la invasión rusa a Checoslovaquia, el satélite de los soviéticos en el Caribe, la Cuba castrista, se pone de parte del Goliat que masacra en nombre de una falsa paz y amenaza con iniciar un conflicto bélico de alcance global.