Feminicidio | Beatriz Nápoles: nueva víctima de violencia de género en Cuba

¿Cuántas mujeres cubanas deben morir, ser víctimas de acoso, de violaciones, o desaparecer o sufrir maltrato doméstico, hasta que el gobierno establezca las medidas y políticas públicas que necesitamos?

BEATRIZ NAPOLES VÍCTIMA DE FEMINICIDIO EN CUBA
Beatriz Nápoles, joven cubana víctima de feminicidio en Cuba. Foto: Facebook

La joven de 28 años, Beatriz Nápoles Morales, quien había sido reportada como desaparecida desde hace varios días, fue hallada muerta el pasado 23 de julio, víctima de un feminicidio.

Sus familiares alertaron sobre su desaparición desde el 14 de julio. Según sus denuncias, Beatriz salió de su casa sobre las 8 de la mañana “para llevar a su hijo al círculo, en el propio San José. Luego regresó a su casa para recoger sus cosas e irse al trabajo. Ella trabaja en un círculo infantil en Santiago de Las Vegas. Nunca llegó al trabajo”.

Su cuerpo sin vida fue encontrado en Nazareno, San José de las Lajas, provincia de Mayabeque. La sobrevive un niño pequeño.

El mes anterior, otra joven que había sido reportada por sus familiares como desaparecida, fue también hallada muerta.

Se trató del caso de Claudia Montes Muñoz, una joven de 22 años, madre de una niña de 4 años, que trabajaba en Higiene y Epidemiología de su localidad.

En este caso, el supuesto agresor, fue un hombre conocido como Brozo, y que el día de la desaparición de Claudia, el 11 de junio, la acompañó a un recado en el propio barrio.

Luego entregó el celular de Claudia en la propia estación de policía, diciendo que lo había encontrado.

Post de Facebook sobre desaparición de Beatriz Napoles
Las redes sociales se hicieron eco de la desaparición de la joven. Foto: Facebook

Ante el aumento de las denuncias de desapariciones de personas a través de las redes sociales, varias plataformas de mujeres, entre las que nos incluimos, hemos hecho varios llamados al gobierno cubano para que establezca los protocolos requeridos en estos casos, como por ejemplo la Alerta Amber. Sin embargo ha hecho oídos sordos.

También hemos alertado sobre el aumento de los feminicidios y hemos vuelto a exigir la implementación del estado de emergencia por violencia de género, y tampoco se nos ha escuchado.

¿Cuántas mujeres cubanas deben morir, ser víctimas de acoso, de violaciones, o desaparecer o sufrir maltrato doméstico, hasta que el gobierno establezca las medidas y políticas públicas que necesitamos?