El poder del hashtag: activismo digital en Cuba con perspectiva feminista

Actualmente, a propósito de los días por la No Violencia, Cuba desarrolla las campañas por una Ley Integral contra la Violencia de Género y por espacios libres de violencia.

| Observatorio | 08/12/2022
Cartel sobre la Ley de Género y los espacios seguros.
Campañas y activismo digital y feminista a propósito de la violencia de género en Cuba./ Imagen: Alas Tensas.

El próximo 10 de diciembre concluye la campaña anual de los 16 días de activismo contra la violencia de género que comienza cada 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Durante estas jornadas, la sociedad civil en Cuba, en el marco de la campaña de las Naciones Unidas, buscó que más personas conozcan, comuniquen, coordinen y se organicen bajo el lema ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres antes del 2030.

La violencia contra las mujeres y las niñas sigue siendo la violación de los derechos humanos más generalizada en el mundo.

En Cuba, la organización y participación ciudadana en este tipo de temas han adquirido nuevas dimensiones con el uso de las redes sociales. Las cubanas, a través de las redes, han convertido sus causas, más allá de lo local, en temas de interés nacional y hasta internacional.

El motor del cambio: un movimiento de mujeres fuerte y autónomo

Existe una tendencia desalentadora a nivel mundial producto de la reacción violenta contra los derechos de las mujeres y el aumento de los movimientos antifeministas y ataques contra las defensoras y activistas de los derechos humanos. A pesar de esto, el motor del cambio es un movimiento de mujeres fuerte y autónomo.

Los 16 Días de este 2022, estuvieron dedicados a amplificar las voces de las sobrevivientes y activistas hasta brindar apoyo a las organizaciones de mujeres y fortalecer los movimientos feministas.

Multiplicar la incidencia en políticas públicas de género desde las redes ha sido tarea de orden del activismo feminista y LGBTIQA+ cubano, al ser estas uno de sus pocos espacios de divulgación. A lo largo de los años contamos con numerosos casos de éxito.

Actualmente, a propósito de estos 16 días de activismo por la No Violencia, Cuba está impactando con dos campañas. Una aboga por la urgencia de una Ley Integral contra la Violencia de Género y otra, por la necesidad de espacios libres de violencia.

#TenemosNombre, por la Red Femenina de Cuba

Cuba es el único país del hemisferio occidental, hasta la fecha, que no tipifica como delito el feminicidio. Al tomar en cuenta la magnitud de feminicidios que se han sucedido en este 2022, es un hecho de que la violencia de género ha aumentado considerablemente.

La campaña #TenemosNombre, por la Red Femenina de Cuba, pretende implicar a toda la sociedad. Su objetivo es concientizar, solicitar y exigir abiertamente la aprobación de una ley de protección contra la violencia de género a través del hashtag #LeyDeGeneroYa.

Cartel de la campaña por la Ley de Género.
Campaña por la Ley de Género. / Imágenes: Cortesía de la autora.

Frisia Batista, coordinadora general de la Red Femenina de Cuba, comenta que la proyección con esta campaña es hacer entre todas presión al gobierno cubano para que adelante el proyecto de ley de género.

Desde que comenzó, el pasado 14 de noviembre, pretende dar seguimiento a esa solicitud que hicieran un grupo de activistas cubanas en el 2019 y que quedó en pausa hasta el año 2028. No podemos esperar hasta entonces”, explica.

Ley Orgánica de Protección Integral contra la violencia de género para Cuba

Agilizar el desarrollo de una Ley Orgánica de Protección Integral contra la violencia de género no es la única demanda de esta campaña. Además, propone la elaboración de estrategias que permita aterrizar las medidas a todos los niveles, la implicación política de toda la ciudadanía, la transparencia en cuanto a los datos necesarios en materia de violencia de género y hacerse eco de las principales demandas de activismo feminista independiente cubano, expuestas en el marco de la IX Cumbre de La Américas.

Estas y otras peticiones quedaron recogidas en el sitio leydegeneroya.org , el cual funciona como plataforma de recogida de firmas, la meta es llegar a las 1000. El resto de acciones de la campaña están enfocadas en la circulación de materiales audiovisuales en los propios perfiles de la red, medios de prensa, organizaciones y activistas aliadxs.

Cartel de la campaña "Tenemos nombre" por una Ley integral contra la violencia de género en Cuba.
Cartel de la campaña “Tenemos nombre” por una Ley integral contra la violencia de género en Cuba.

#TenemosNombre prevé extenderse hasta el próximo 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos.

La activista cubana Elizabeth Valdés, otra de las organizadoras de la campaña, subraya que tenemos el deber como sociedad civil, como grupos, como individuas, a forzar una respuesta de las estructuras estatales, que construyan credibilidad, que exista legitimidad y transparencia de datos, métricas, así como rendición de cuentas sobre su alcance y cobertura. Y eso hace falta ahora, no después.

“¿Estás en un espacio seguro?”, por activistas feministas cubanas

En días pasados hemos conocido de la medida solicitada por el Tribunal al violador Fernando Bécquer. Lo anterior ha suscitado una serie de debates acerca de la capacidad de la justicia para reparar y proteger a las víctimas de violencia sexual, así como de los lugares que permitieron su entrada, así significara un peligro para otras potenciales víctimas.

En medio de estas polémicas nació, el pasado 10 de noviembre la campaña “¿Estás en un espacio seguro?“, coordinada por activistas feministas y divulgada por varias plataformas como Yo Sí Te Creo en Cuba, y el Observatorio de Alas Tensas (OGAT), entre otras muchas, y que también pretende extenderse hasta el Día de los Derechos Humanos.

Cartel de la campaña por los espacios seguros.
Cartel de la campaña por los espacios seguros.

La activista Sandra Álvarez, una de sus organizadoras, explica que constituyó una molestia generalizada el hecho de que algunas de las personas que apoyaron al trovador, quienes además se dedicaron a difamar de las víctimas, recibieron apoyo de instituciones y emprendimientos en los cuales se presentan, locales a los cuales acude mucha población joven y especialmente mujeres.

“Del mismo modo, el propio Bécquer, durante el tiempo transcurrido entre la salida del reportaje en El Estornudo y el juicio, apareció en TV nacional, en instituciones culturales del gobierno y en las redes sociales, desde las cuales acosó tanto a víctimas como a personas que les apoyaron. Parecería que este es un asunto que se refiere solo al caso en cuestión, sin embargo, estamos considerando que dichos patrones se repiten, este no es el primer caso conocido donde el agresor se pasea por instituciones y medios”, agrega.

#RespetaMisLímites y #NoEsNo

El foco de la iniciativa, más allá de sensibilizar acerca de la protección en sitios o espacios donde nos sentimos algo incómodas o inseguras, la no revictimización de las víctimas de violencia sexual, también propone una ruta crítica de denuncia ante la violencia sexual.

Para ello dieron consejos sobre posibles modos de operar ante casos de este tipo y habilitaron el correo electrónico estasenunlugarseguro@gmail.com para comunicar testimonios, experiencias o denuncias.

Bajo hashtags como #RespetaMisLímites y #NoEsNo, la campaña cuenta con algunos memes con fines educativos, postales con mensajes de bien público y audiovisuales a través de las redes de plataformas como Yo Sí Te Creo, Afrocubanas y Alas Tensas.

La activista Laura Vargas, también organizadora de “¿Estás en un espacio Seguro?“, puntualiza que es una iniciativa que aborda temáticas importantes y necesarias.

“La idea es educar en situaciones que vemos cotidianamente o que tenemos normalizadas, pero no lo son: la violencia hacia les niñes, los abusos sexuales, la revictimización, las redes de apoyo para víctimas y sobrevivientes. La violencia en las escuelas, y un concepto bastante novedoso en este tipo de campañas en Cuba y del que no se tienen muchos referentes, que es la justicia restaurativa”, explica la activista.