Los futbolistas de Irán protestan contra el Gobierno por la represión a las mujeres

Futbolistas y aficionados de Irán muestran su rechazo a la represión gubernamental contra las mujeres en el primer partido del Mundial de Fútbol.

| Mundo | 22/11/2022
Aficionados de Irán protestan contra la represión contra las mujeres en el debut del seleccionado nacional en el Mundial de Qatar.
Aficionados de Irán protestan contra la represión contra las mujeres en el debut del seleccionado nacional en el Mundial de Qatar. / Imagen: Reuters.

Mientras los equipos de fútbol de Inglaterra, Francia, Dinamarca y Alemania mostraron su rechazo a las violaciones de derechos humanos en Qatar, sede del mundial de fútbol que comenzó este domingo. Los jugadores de Irán prefirieron girar la mirada de millones de espectadores hacia lo que sucede en su propia tierra.

Pese a que en su país gobierna una férrea dictadura, los 11 jugadores iraníes que debutaron este lunes en un partido contra Inglaterra decidieron no cantar el himno nacional de su país. Esta acción fue un símbolo de protesta a la represión gubernamental que se ha desatado en los últimos meses contra las mujeres que exigen mayores libertades en el país.

La afición apoyó en pleno la protesta de los jugadores. Desplegaron una gigantesca bandera de Irán donde se podía leer la frase “woman life freedom”. En el estadio qatarí se escucharon abucheos y silbidos a las notas del himno nacional, para luego romper el silencio un gran aplauso a los futbolistas.

Mahsa Amini y la “policía de la moral” en Irán

La situación social es más grave en el país musulmán desde el pasado 14 de septiembre, cuando la llamada “policía de la moral” detuvo y golpeó hasta morir a una ciudadana llamada Mahsa Amini, de 22 años. Las razones de tales actos fueron que llevaba mal puesto el velo además de vestir unos pantalones “apretados”.

El crimen provocó una reacción inmediata en la población iraní, especialmente entre las mujeres. Estas tomaron las calles del país para protestar contra las autoridades religiosas. 

Uno de los más populares jugadores de la selección nacional de fútbol iraní, Sardar Azmoun, apoyó entonces las protestas. En ese momento el jugador afirmó que no podía quedarse callado “con lo que ha sucedido con Mahsa Amini”. Y agregó que, “si el castigo es ser expulsado de la selección nacional, es un pequeño precio a pagar por un solo mechón de pelo de una mujer iraní”.

La elección de Qatar como sede para el Mundial de Fútbol

Por otra parte, la elección de Qatar como sede para el Mundial de Fútbol por parte de la FIFA fue sumamente polémica igualmente. La nación asiática no tiene gran tradición en ese deporte y las condiciones climáticas no eran las idóneas. Incluso la fecha de la competición cambió hacia finales del año.

Uno de los datos más contundentes al respecto es el de trabajadores fallecidos en las obras relacionadas con las instalaciones del mundial, una cifra que supera los 6.000, según la organización Amnistía Internacional. La organización ha calificado al evento como “El mundial de la Vergüenza”.

“El mundial de la Vergüenza”

Pero el rechazo a la competición no se ha limitado a activistas defensores de los derechos humanos. También importantes artistas como Alicia Keys, Dua Lipa, Shakira, Rod Stewart rechazaron participar en la ceremonia inaugural. 

“Estaré encantada de visitar Qatar cuando se establezcan todos los derechos humanos que prometieron cumplir cuando les concedieron ser la sede de esta competición”, expresó Dua Lipa al rechazar la invitación de los organizadores del evento para que actuara en la inauguración.

“Me ofrecieron una cantidad enorme de dinero, más de un millón de dólares por la actuación, pero lo rechacé porque no me parece correcto ir a un país con esas ideas y valores. Creo también que los iraníes también deberían dejar de suministrarles armas”, afirmó Stewart.

No solo los artistas han rechazado el evento: el caso de Héctor Bellerín

Pero no solo los artistas han rechazado el evento, también algunos futbolistas. Tal es el caso del defensa del Barcelona Héctor Bellerín, quien expresó los conflictos que implica para ellos participar en un torneo que tiene como sede un país donde se violan sistemáticamente los derechos humanos:

“Hay una parte de mí que se alegra (de no ir al Mundial) porque yo no sé si podría disfrutar de la carga de jugar en una tierra en la que 6.500 personas que han fallecido en el proceso de simplemente un Mundial de fútbol, personas de países como Pakistán, Bangladesh, personas de 30-40 años, que lo único que buscaban era una vida digna y respetable para ellos y para sus familias”, expresó la pasada semana el defensor español durante una comparecencia pública.

Represión contra la comunidad LGBTI

También la represión contra la comunidad LGBTI en Qatar causó rechazo entre aficionados y futbolistas. Por esta razón, el capitán de la selección inglesa, Harry Kane, anunció que jugaría con un brazalete con los colores de la bandera arcoíris.

La iniciativa, respaldada por otros futbolistas, finalmente fue frustrada por amenazas de los organizadores del torneo.

En respuesta a la prohibición de los organizadores del Mundial, periodistas y exjugadoras como la alemana Claudia Neumann y la inglesa Alex Scott, quienes están en Qatar como parte de los equipos televisivos de los canales públicos ZDF y la BBC respectivamente, aparecieron en sus intervenciones llevando el mencionado brazalete.

Al parecer la intención de Qatar de elevar el prestigio de la nación en el mundo mediante la realización del Mundial de Fútbol ha sido contraproducente. En los primeros tres días de la competición han generado más revuelo temas relacionados con los derechos humanos y la represión gubernamental que la propia competición.