Demarcación | “Antígona”

Antígona es la "reivindicación femenina o la defensa del individuo o de la familia, frente a la amenaza de las dictaduras".

"Antígona se enfrenta al poder ante la indiferencia general"

Antígona es un clásico de la literatura griega. La obra se desarrolla a partir del conflicto ético por la oposición entre lo moral y lo políticamente correcto, es decir, entre la ley moral y la social

La trama gira en torno a Antígona quien desafía el edicto de su tío, el rey Creonte, y se abre paso entre cadáveres para enterrar los restos abandonados de su amado hermano Polinices

Esta mujer que se enfrenta al poder ante la indiferencia general, se convirtió en un personaje célebre, que nunca ha dejado de fascinar a activistas, escritores, dramaturgos y filósofos. 

La joven paga el precio de pertenecer a una familia sobre la que los dioses lanzaron una terrible maldición. Recordemos que su padre es Edipo, casado sin saberlo, con su propia madre Yocasta, y de esa unión incestuosa nacieron cuatro hijos. 

El final para todos es trágico. Al revelarse la verdad, Yocasta se mata, Edipo se saca los ojos, y sus hijos Polinices y Etéocles, se enzarzan en una guerra por el poder, que da lugar a la muerte de ambos. 

Antígona y la reivindicación femenina

Ismene, la menor de todos, al inicio de la obra intenta disuadir a su hermana recordando: “tienes que pensar que somos mujeres, que no nacimos para luchar contra los hombres”

Luego, un agresivo intercambio de palabras entre Antígona y Creonte se hace eco de tal condición: “No nací para compartir el odio, sino el amor” afirma la joven y el tío le contesta:  “desciende bajo tierra y ámalos, si es necesario: nunca mientras yo viva, una mujer prevalecerá”. 

Así vemos que Antígona defiende el carácter sagrado de la familia, y Creonte reclama la legitimidad de la ley del estado, que castiga a los rebeldes. Él defiende por encima de todo su propio gobierno.

Es claramente la reivindicación femenina o la defensa del individuo o la familia, amenazada por estados y dictaduras. 

Si en el escenario y en la historia nada cambia es porque los hombres, los espectadores, fueron y son aún verdugos, no solamente víctimas. 

El culpable ahora no es únicamente Creonte, con sus leyes que no contemplan el amor; el culpable es el silencio de quienes no se oponen a Creonte ni asumen las responsabilidades individuales, como en cambio sí hace la heroína de Sófocles.

cartel-de-obra-audiovisual-antígona
Cartel de la representación de Antígona. Imagen: Cortesía de la autora.
Demarcación es un ejercicio audiovisual para ejercitar la memoria, donde revisito textos teatrales que me permiten profundizar, reflexionar y vivenciar historias que han develado a lo largo de los siglos, la compleja relación del hombre consigo mismo y por consiguiente su papel controversial. Es un acercamiento íntimo a la poética de la literatura teatral, seleccionando fragmentos de interés personal, con especial énfasis en las palabras y lo que ellas nos hacen sentir, lo que pueden provocar y modificar en nuestra conducta.